El mundo de la comunicación local: El escenario

Para tener éxito en la práctica de una correcta comunicación local, es preciso saber en qué escenario nos movemos. Es por ello que Xosé Lopez desarrolla su tesis acerca del periodismo local haciendo hincapié en la importancia de la comunicación sobre y para con los escenarios. De este modo, en Desafíos de la Comunicación Local argumenta que las actuaciones en el nuevo escenario mundial mantienen una estrategia de adaptación a las peculiaridades locales para conseguir una mejor aceptación. Un viejo planteamiento, convertido más tarde en eslogan de las multinacionales, pensar globalmente-actuar localmente, ha mostrado los éxitos de las políticas que tienen en cuenta la cultura y la lengua local. Estas medidas han evolucionado, en los nuevos tiempos, hacia un sincretismo entre los valores globales y locales, lo que ha merecido la denominación de <<glocalización>>, que ha sido acuñada en el ámbito japonés. Lo que trata de reflejar es una política de adaptación para aquellas cuestiones que son globales y locales a la vez.

Desde el momento en que las tecnologías permitieron la <<desterritorialización>> de la comunicación, muchos temas locales alcanzaron difusión global en cuestión de segundos. Numerosas comunidades de ciudadanos dispersos por el mundo encontraron canales de comunicación para recibir información de su país o localidad de origen. La onda corta en la radio o la televisión por satélite iniciaron experiencias que la llegada de la digitalización amplió y que gracias a la emisión a través de Internet, han dado un salto cualitativo y cuantitativo que apunta numerosas posibilidades para el futuro.

image-58055f79d5eaa

Las estrategias de crecimiento de los grandes grupos aprovecharon estos avances de la tecnología para realizar emisiones globales en cadena, que pronto combinaron con desconexiones adaptadas a las realidades locales cuando existía demanda y mercado capaz de rentabilizar la inversión. Las culturas de diferenciación obligaron a las corporaciones multinacionales a una política de <<glocalización>> para competir con éxito con las corporaciones locales. Es decir, se multiplicó la oferta de información local tanto de medios globales como de los medios locales en una carrera típica por espacios de proximidad.

Tanto los medios impresos como los medios audiovisuales ensayaron esta estrategia de edicionalización y de desconexiones territoriales. La tecnología permite a los grandes diarios acercar sus ofertas focalizadas de acuerdo con los intereses locales de las zonas en que viven los lectores o de zonas próximas, lo que hace posible atender la demanda de información local y, al mismo tiempo, constituye una fuerte competencia para los diarios locales. Algo similar ocurre con la radio y la televisión, que han diseñado estrategias de implantación territorial y que se basan en la acertada combinación de programaciones globales y programaciones locales.

La llegada de Internet no ha supuesto el fin de esta estrategia, sino que permanece vigente y se ha trasladado a la red con variantes propias. Como existe una gran demanda de información local, muchas iniciativas globales han abierto portales locales, mientras otras ensayan alianzas con grupos locales para mejorar la oferta de la información de proximidad en el escenario mundial. Las grandes marcas actual como puerta de entrada para informaciones globales y locales.

A juzgar por las tendencias actuales, las tecnologías facilitan la circulación de mensajes en el ámbito mundial, lo que hace que muchos acontecimientos locales alcancen la categoría de globales y que muchos acontecimientos sean locales y globales a la vez. Es decir, la <<glocalización>> ha alcanzado la mayoría de edad y cuenta con muchas posiblidades de consolidarse como una nueva variante en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

No obstante, a pesar de la importancia de la <<glocalización>> como nueva variante en la conceptualización de los acontecimientos en función de su lugar de origen y el ámbito de la difusión, lo cierto es que son las características de los contenidos y los usuarios los que establecen los elementos que hacen que esos procesos de comunicación sean simplemente locales o globales. Los factores dominantes de producción y recepción permiten diferenciar si esos acontecimientos, aún siendo <<glocales>> – globales y locales a la vez-, entran en la categoría de <<glocales>> definidos por el dominio de elementos locales o <<glocales>> definidos por el dominio de elementos globales. Es decir, si son locales o globales en el nuevo escenario de la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s